jueves, octubre 20, 2011

El vivero de la Patagonia


Vivero los Maitenes, Bariloche, Rio Negro, Argentina
Desde hace 23 años produciendo plantas de la patagonia:



Página Web Oficial

Fan Page en Facebook

Etiquetas: , , ,

viernes, junio 17, 2011

Jornadas Manuel Sadosky (2º parte)

Testimonios de los pioneros

En un fructífero intercambio, los pioneros de la computación científica nacional pudieron relatar el significado, las anécdotas y vivencias ligadas al hecho vanguardista, que implicó la creación del Instituto de Cálculo y la puesta en funcionamiento de la primera computadora científica argentina. Así, se sucedieron en Exactas diversos paneles, a tan sólo dos días de cumplirse los 50 años de los orígenes de Clementina.

En esas mesas estuvo Pablo Jacovkis (ex decano y ex presidente del CONICET, refundador del Instituto de Cálculo en 1988 como instituto de investigación), quien presentó el número especial de la Revista “La Ménsula”, órgano del Programa de Historia de la FCEN, dedicado especialmente al 50º aniversario de la puesta en funcionamiento de Clementina. El ex decano de Exactas explicó que el impacto que tuvo el Instituto de Cálculo (IC) excedió por mucho a la existencia física de la computadora.

Por aquellos años un sector renovador y progresista de la comunidad universitaria de Buenos Aires, encabezado por el rector de la UBA Risieri Frondizi, se encontraba, en dura pugna con los sectores conservadores, construyendo un nuevo tipo de universidad, asentada sobre dos pilares: la universidad como “guía cultural” de la Nación, y la universidad orientada hacia las necesidades económicas y sociales del país.

Claramente, la idea de la ciencia para responder a problemas concretos de la sociedad estaba presente en el espíritu de la época. “El IC dio lugar a la mezcla interdisciplinaria más curiosa e interesante que uno pueda imaginar (sociólogos, economistas, matemáticos, ingenieros). La experiencia relatada por Sadosky nos muestra que el IC consideró problemas de alto valor teórico que al mismo tiempo tengan repercusión nacional” expresó Jacovkis, y concluyó con una reflexión sobre la época .“Desafortunadamente la Universidad fue una de las escasas instituciones que se manifestó en contra del Golpe de Onganía”.

Todo este programa de desarrollo había llegado, hacia 1965, a un punto en que se planteó el reemplazo de Clementina, desactualizada en ese entonces, para poder seguir realizando eficientemente los ambiciosos proyectos emprendidos. Las negociaciones para el reemplazo estaban muy avanzadas cuando el golpe de estado de 1966 y la posterior intervención a las universidades nacionales cortó de cuajo la experiencia. Gracias a las proezas del equipo técnico que había sido formado por Paiuk, Clementina permaneció activa otros cuatro años pero cada vez más ligada a la realización de trabajos rutinarios (proyecto claramente contradictorio y contrapuesto a su espíritu original, que no contemplaba la incorporación pasiva de tecnología) hasta que la falta de repuestos hicieron imposible su continuidad y en 1970 quedó fuera de servicio.

Las conferencias también demostraron los variados alcances y líneas de investigación que tuvo el Instituto de Cálculo: Economía Matemática, Investigación Operativa, Estadística, Mecánica Aplicada, Análisis Numérico, Lingüística Computacional, Sistemas de Programación e Ingeniería Electrónica. Cabe recalcar que a comienzos de la década del ‘60, la idea de que la computación era una disciplina autónoma e independiente de la matemática, no estaba suficientemente instalada en el ámbito académico (pero esto no ocurría sólo en Argentina, ya que el primer plan de estudios “normalizado” para un grado en computación fue el publicado en la revista de la ACM en 1968). Evidentemente, la mayoría de los grupos no se correspondían con lo que actualmente sería el núcleo central de la informática.

En ese marco, las Jornadas continuaron con la experiencia de tres principales pioneros del Instituto de Cálculo: Ernesto García Camarero (matemático español que llegó a Argentina en 1960 con experiencia en la computadora Mercury y estuvo a cargo de los primeros cursos de programación), Jonás Paiuk (quien no sólo dirigió el mantenimiento de Clementina sino que realizó novedosos aportes como un traductor de tarjeta perforada a cinta de papel) y Julián Araoz (Responsable del grupo de Investigación Operativa del IC).

García Camarero llegó a la Argentina recomendado por su maestro, el matemático español Julio Rey Pastor, para ponerse a disposición de Manuel Sadosky. Fue Jefe de Programación del IC, ya que había llegado al país luego de una vasta experiencia en computadoras en Europa. Explicó que “sólo se fabricaron 19 ejemplares de la Mercury. Cuando la computadora llegó al puerto de Buenos Aires en 1960, la Argentina estaba en el momento propicio de participar en un proyecto semejante, estaba a la altura de cualquier potencia mundial”.

El matemático señaló que el cálculo numérico era muy anterior a las computadoras y se realizaba con ayuda de calculadoras de mesa y los “calculistas” eran los que tenían almacenado en su cerebro el programa a ejecutar. Las computadoras no fueron meras expansiones de esas máquinas numéricas ya que son máquinas lógicas capaces de interpretar y procesar todo tipo de información y eso es lo que explica el gran salto que significó su aparición. Para García Camarero “La principal aplicación de la computación a soluciones creativas y novedosas, dio lugar a la conformación de grupos horizontales de colaboración en nuestro Instituto. Uno de los ejemplos de esas aplicaciones fue un sistema de traducción automática del castellano al ruso”. Este era un campo muy requerido en operaciones de estrategia entre países que aunque parezca extraño sigue siendo altamente complejo para la informática del siglo XXI.

En su proyección, García Camarero mostró un extraño código, que muchos en la audiencia miraban atentos pero asombrados, porque apenas podía apreciarse. Entre ese misterioso e indescifrable código estaba el lenguaje de programación desarrollado para la Ferranti Mercury, el Autocode.

El siguiente panelista fue Jonás Paiuk, al que presentamos a raíz de su participación en el acto de apertura.

Paiuk contó los inimaginables requerimientos técnicos que tenía Clementina en su operación diaria. La máquina se alojaba en un conjunto de gabinetes metálicos que sumaban 18 metros de extensión. Las condiciones de temperatura y humedad eran delicadas, ya que el sistema de refrigeración tenía que disipar el calor producido por una potencia de 68KW. La memoria RAM alcanzaba 1 K palabra de 40 bits (necesarios para números largos en punto flotante) o 4K de 10 bits (en los que entraba un entero) y la memoria “externa” consistía en 4 tambores que podían almacenar 8K palabras de 40 bits cada uno., por lo que se aprovechaba cada byte al máximo. Existían dos lenguajes: el convencional o PIG-2, de bajo nivel y el Autocode adaptado al lenguaje matemático. La única forma de entrada y salida de datos era en cinta de papel perforado, de la que luego se podía leer su contenido en unas teletipos que lo imprimían. Debido a la constante demanda de trabajos, la Mercury funcionaba las 24 horas del día. Pero a pesar de que realizaba entre 3 mil y 5 mil cálculos por segundo, Clementina tardaba poco más de dos horas en arrancar y tenía entre sus 5.000 válvulas elementos muy pesados.

Las actividades del primer día concluyeron con la exposición de Julián Araoz, un argentino que hoy reside en Francia, y que fue responsable del Grupo de Investigación Operativa del IC, desde 1961 a 1966. Araoz desarrolló proyectos de interés público como el modelo de simulación de embalses de ríos andinos apoyado por la CEPAL y el Consejo Federal de Inversiones, que lo volvió pionero en América Latina en esa línea de investigación (estos enfoques apenas habían comenzado en Estados Unidos con los trabajos del Harvard Water Program), y un programa en la Mercury que aplicaba el método de camino crítico a la industria de la construcción, a pedido de la empresa Petersen.

Araoz, quien estaba conmovido por reencontrarse con sus colegas, contó que Oscar Varsavsky le había pedido a Rebeca Guber un programador para desarrollar un modelo de simulación sobre el aprovechamiento de embalses de rios andinos en la zona de Cuyo. “En ese contexto me convocaron para integrar el Proyecto. Varsavsky me dió una hoja que decía entra agua, sale agua, riego, energía, volver. Un mes y medio después le pidió a Rebeca Guber que me eche del Instituto porque el programa no estaba terminado. Pero yo había hecho un diagrama de flujo que tenía 4 ó 5 metros de largo, se lo mostré y Varsavsky se entusiasmó y asi comenzamos a trabajar muchísimo en modelos de ríos. Ese fue el primer trabajo de matemática aplicada en la región que fue pagado”, expresó Araoz. La anécdota provocó un cierto ambiente de hilaridad en el auditorio por lo curioso del trabajo, que todavía está vigente en la provincia de San Juan.

La segunda Jornada, el viernes 13, comenzó con un panel denominado: “La Aventura de Programar a Clementina”, compuesto por Wilfred Durán, Victoria Bajar y Cristina Zoltán. En el mismo se explicó el desarrollo del lenguaje COMIC, los sistemas de traducción automática en lingüística computacional, el proyecto de la computadora CEUNS (Universidad del Sur) y los trucos y trampas para aprovechar la memoria de Clementina hasta el último byte.

Retomando la presentación de los proyectos realizados en el IC con la Mercury, se presentó el panel “De los Cometas a la Telefonía”, integrado por Víctor Pereyra y Juan Carlos Angió. Pereyra, describió cómo se calculó la órbita del cometa Halley, a partir de la investigación promovida por el Dr. Pedro Zadunaisky. Se trataba de un problema que tenía un amplia tradición en el país, ya que previamente los cálculos astronómicos eran realizados de manera manual (el astrónomo J. Babbone del Observatorio Nacional de Córdoba fue un referente de esa técnica). Por su parte, Angió relató el trabajo realizado para la telefónica ENTEL, con el fin de determinar el tráfico telefónico de la red interurbana mediante un sistema convencional y no automático de programación.

Pero no todo en el Instituto era programación e ingeniería. Claramente, el trabajo interdisciplinario de sus investigadores, marcó a fuego el proyecto. “Modelar la sociedad argentina”, a cargo de Arturo O´Conell, fue un panel que rescató la labor interdisciplinaria de Oscar Varsavsky y, al mismo tiempo, historió la emergencia en esos años del campo de la economía matemática. Varsavsky impulsó la aplicación de nuevas técnicas de experimentación numérica, que implicaban el uso de la computadora para elaborar material proporcionado por estadísticas argentinas pero con una mirada amplia del contexto social, que involcucraba la participación de economistas, sociólogos, estadísticos, matemáticos y programadores.

Finalmente las charlas sobre “El Instituto de cálculo visto desde otras instituciones y empresas de la época” (Alfredo Perez y Horacio Reggini) buscaron presentar una mirada más amplia sobre el instituto de Cálculo desde la perspectiva de personas que no particpaban del mismo y pertenecían a otros ámbitos académicos o a las empresas proveedoras de computadoras.

Cierre de las Jornadas

Las Jornadas concluyeron en un emotivo acto, el domingo 15 de mayo, en la sala “Juan L. Ortíz” de la Biblioteca Nacional. Allí Liana Lew, en representación del equipo de coordinación, pronunció unas palabras en homenaje a Sadosky y a todos los integrantes del proyecto llevado a cabo en Exactas, invitando a recuperar aquel ideal y memorable hazaña.

Luego el Decano de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Jorge Aliaga, y el Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, entregaron a los pioneros sus diplomas “en merecido reconocimiento a su compromiso e inestimable aporte a aquel proyecto innovador que fuera el Instituto de Cálculo”. Una sorpresa para muchos fue la distribución entre los presentes de una edición, realizada especialmente para la oportunidad por los organizadores, de varias escenas teatrales escritas entre 1961 y 1966 por la entonces secretaria del IC, Marcela Crispin de teatro, escenas que presentan en tono humorísticos las características de la vida cotidiana en el Instituto.

Posteriormente se proyectó un video compuesto por fotos de la época y la conmemoración culminó con una representación teatral, realizada por un grupo de estudiantes del IUNA, en base a los recuerdos y anécdotas de los pioneros del Instituto de Cálculo.

Así los protagonistas de aquel encomiable sueño hecho realidad pudieron reencontrarse después de tantos años y transmitir el invalorable legado e ideal que hoy les dejan a las nuevas generaciones de científicos e investigadores argentinos.

Etiquetas:

Jornadas Manuel Sadosky. A 50 años de Clementina

Jornadas Manuel Sadosky. A 50 años de Clementina.

Por Ignacio Uman

¿Por qué el Instituto de Cálculo llegó a ser una institución pionera en la región, cuyo impacto excedió por mucho a la existencia física de la supercomputadora Clementina? ¿Cómo logró constituir un espacio de investigación interdisciplinario al servicio de la necesidades del país ? ¿Por qué no tenía nada que envidiarle a los principales países desarrollados? ¿Quiénes acompañaron a Manuel Sadosky en ese heroico e inolvidable proyecto? ¿En qué medida estaba naciendo una nueva ciencia? ¿Cuál es el legado que esta experiencia histórica nos deja en la actualidad?

Algunas de estas desafiantes pero no menores preguntas, fueron el principal disparador de las Jornadas “Manuel Sadosky” realizadas el 12 y 13 de mayo de 2011, con la presencia de los pioneros de la computación científica nacional.

Organizadas por el Departamento de Computación de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA (sede del evento) y por la Fundación Sadosky, las Jornadas tuvieron el objetivo de conmemorar el 50º aniversario de la computación en nuestro país, exponiendo las experiencias particulares de aquellos referentes en la disciplina.

El acto de apertura se realizó en el Aula Magna del Pabellón I de Ciudad Universitaria, colmada por más de 300 asistentes. A lo largo de las Jornadas se contó con la presencia denumerosos pioneros (participantes del Instituto de Cálculo desde 1961 a 1966), entre ellos la que fuera mano derecha de Sadosky y verdadero factótum del IC, Rebeca Guber, el fundador de la electrónica nacional, Humberto Ciancaglini, Julian Araoz, Mimi Burgos, Viky Bajar, Juan Carlos Angió, Marta Blanco, Clarisa Cortés, Wilfred Duran, Violna Eandi, Juan Carlos Frankel, Ester Grunstein, Ernesto Garcia camarero, Marcelo Larramendy, Liana Lew, Rudi Magaldi, Antonio Martese, Arturo O’Connell, Valkiria Primo, Jonas Paiuk, Victor Pereyra, Nestor Sameghini, Hugo Scolnik y Cristina Zoltan. Una nota conmovedora fue la asistencia de la viuda de don Manuel, Katun Troise.

Para dar comienzo a la actividad, el Director del Departamento de Computación, Sebastián Uchitel, subrayó la importancia de haber tenido una carrera de Computación precursora en el mundo y que fue la más antigua en Sudamérica. Esa era la carrera de Computador Científico, creada en 1963 por iniciativa de Sadosky, cuyo objetivo fue formar auxiliares de científicos que pudieran usar la eficientemente la computadora como poderosa herramienta de cálculo. Luego Uchitel se refirió a la Licenciatura en Ciencias de la Computación, creada en 1982, “ se entendió que detrás del cómputo había una ciencia”, explicó. También remarcó el legado que dejó ese proyecto pionero y fundacional para la creación del Departamento en 1985, complementado con el avance en carreras de grado y posgrado, los diversos grupos de investigación, y la formación científica de primera línea.

Después le tocó el turno al Decano de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Jorge Aliaga, quien leyó las primeras actas de Consejo Directivo, que contenían nada menos que la conformación del proyecto pionero del Instituto de Cálculo de la Facultad en el año 1957. A su vez, buscó corregir aquellas versiones de la historia que señalaron que no quedaron rastros físicos de Clementina, cuando justamente durante las Jornadas se exhibieron algunas partes de la máquina. “Más allá de los rastros físicos, que sí existen, los rastros más importantes de Clementina son los recursos humanos que dejó. Clementina sigue viviendo en lo que es nuestra Facultad y en el Departamento de Computación” , concluyó.

También estuvo presente, Jonás Paiuk, Responsable de Ingeniería Electrónica del Instituto de Cálculo desde 1961 a 1996. Atestiguando el ideal vanguardista de la época, invitó a reflexionar sobre los devenires del momento y lo que “pudo haber sido y no fue”. Visiblemente emocionado ante al auditorio, Paiuk relató el diseño del primer prototipo de computadora del país (CEFIBA) realizado en la Facultad de Ingeniería, proyecto experimental que quedó trunco por problemas no técnicos sino políticos. “Sin embargo, mi destino cambió cuando el ingeniero Giancaclini me recomendó ante Sadosky y me incorporé al Grupo de Ingeniería Electrónica del Instituto de Cálculo. A partir de 1963 comenzamos a realizar trabajos aplicados en conexión con la industria nacional, las universidades y diversas instituciones públicas y privadas”. En el Instituto de Cálculo llegaron a trabajar unas cien personas y tanto Sadosky como su mano derecha, Rebeca Guber, que oficiaba como jefa operativa, “tenían una excepcional capacidad de formar recursos humanos y de gerenciar el naciente proyecto de la época”. Y concluyó con una reflexión: “Pocos grupos tenían la mística que tuvo el Instituto de Cálculo. Espero que sirva como experiencia que logre de una vez por todas proyectarnos hacia el futuro”.

Para concluir la apertura de las jornadas, tomó la palabra el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, quien señaló que las tecnologías de la información, las comunicaciones y la computación son una prioridad del actual Gobierno y hay que apoyarlas de forma acorde. “Hemos decidido en forma deliberada que hay que construir un nuevo Departamento de Computación en Exactas. Creemos que el Estado tiene que tomar decisiones para acercar a los jóvenes a esta ciencia”.

Al mismo tiempo, Barañao destacó la creación de un nuevo canal de televisión para mostrar a científicos jóvenes haciendo ciencia y el lanzamiento de un sistema nacional de computación de alto desempeño. “Clementina tiene una hija que muchos desconocen y es Clementina 2. En este sentido, creemos que es hora de tratar de recuperar este rumbo que Argentina supo tener. No hay en este momento ninguna limitante objetiva para que la ciencia argentina adquiera finalmente el rol que Manuel Sadosky, Juan José Giambiaggi, Rolando García y tantos otros avizoraron en ese momento”, remarcó.

Etiquetas:

domingo, septiembre 12, 2010

E-conceptos

Etiquetas:

domingo, agosto 29, 2010

Reinventando la Publicidad


"Motrin Moms" es una campaña de Motrin analgésicos que fue fuertemente repudiada por resultar condescendiente hacia las mujeres y poco afortunada en calificar a la práctica de cargar al bebe como una moda. La avalancha de conversaciones en Twiiter puede verse bajo el hashtag: #motrinmoms
Se crearon varios grupos en Facebook (uno de ellos con más de 1.300 miembros) criticando el comercial y un consumidor enojado creó el video "El anuncio de Motrin hace enojar a las madres"
La polémica se instaló en medios tradicionales como Forbes y New York Times.
¿Por qué la campaña fracasó? porque la empresa no supo mapear las redes y comunidades de antemando para conocer a sus consumidores y tampoco aprovechó la crisis para generar conversaciones con las audiencias y, de esa manera, interactuar abiertamente con sus opositores.

Motrin fue un caso paradigmático donde era necesario un verdadero rediseño de la campaña, desde el punto de vista de sus estrategias comunicacionales y persuasivas. Este post intenta investigar cómo se puede comenzar a reinventar la publicidad y el marketing desde medios sociales.

Cuando la publicidad y el marketing se vuelven bottom-up

Hoy en día algunos paradigmas y estructuras mentales están cambiando, principalmente en lo que hace al consumidor.

Porque los consumidores de hoy no son pasivos. Al contrario, son expertos en marcas, se muestran más exigentes que los antiguos clientes, tienen "voz y voto" al comentar y proponer mejoras para los productos. Gran parte del rediseño de las campañas de publicidad que incorporen medios online debería ir orientado en este sentido, comprendiendo a estos nuevos consumidores (que son ahora "prosumidores") e interactuando con ellos.

Esas conversaciones sobre las marcas ocurren en las redes sociales y los blogs. Por eso cuando el marketing abre su código, se vuelve horizontal y comienza a ser construido por voces simultáneas que toman la forma de comunidades.

Pero muchas de las empresas todavía están ancladas en un antiguo paradigma de estructuras verticales que siguen la lógica del top-down (de arriba hacia abajo) con la búsqueda sistemática de controlar la opinión sobre las marcas (algo utópico si se quiere).

Para comprender qué esta sucediendo, hay que sumergirse en la propuesta del marketing colaborativo que persigue un cambio en la dirección del flujo de información, fomentando el bottom up (de abajo hacia arriba), aceptando los procesos emergentes, desde lo particular a lo general. Este modelo escucha al prosumidor y lo considera un agente central en la construcción de las marcas.

Se trata de un modelo seguido por la empresa 2.0, cuyos pilares están enmarcados en el nuevo paradigma de la horizontalidad, la colaboración y la inteligencia colectiva.

Según Seth Godin (referente del marketing viral y colaborativo): "uno de los mayores errores que cometen los especialistas en marketing cuando observan el poder de la red es que tratan de controlarlo, apropiárselo, manipularlo. Pero esto siempre falla porque la red no puede ser comprada. Los más inteligentes intentan inspirar, no controlar". Y concluye que "Las grandes compañías no empujan, lideran. Si alguna vez una empresa de marketing le ofrece dominar la red, muéstrele la puerta de salida".

Para mayor información sobre la posibilidad de reinventar la publicidad, recomendamos leer el excelente post de nuestra compañera Agostina Riganti: "Marketing y publicidad reinventados"

Trabajémoslo con casos
Les propongo detenernos en a marcas que, de alguna manera, hayan creado una comunidad en torno a ellas. Esta es una excelente estrategia de brandstreaming tendiente a generar mejores relaciones con los públicos clave (stakeholders de la compañía) y favorecer la interacción con los clientes.

Ejercicio: tomar los aportes de cada ejemplo y pensar cómo se puede proyectar una reinvención de la publicidad y cuáles serían las principales ventajas de esa reinvención.

MY STARBUCKS IDEA: Comunidad donde los consumidores de Starbucks pueden enviar ideas y sugerencias sometidas a votación.

DIRECT 2DELL: Espacio para que los clientes expresen sus inquietudes y opiniones de productos y atención al cliente.

APPLE DISCUSIONS: Foros online para que los usuarios puedan debatir.

FIAT MIO: Comunidad de la compañía de autos en donde los usuarios puedan enviar sus propios modelos de vehículos.

SEVENTH GENERATION: Entorno colaborativo donde los consumidores de la marca puedan intercambiar opiniones sobre salud, familia y medio ambiente.


Fuente: Ernesto van Peborgh "Odisea 2.0. Las marcas en los medios sociales" (2010).

Investigación recomendada para seguir este tema: "When did we start trusting strangers"

Etiquetas:

jueves, agosto 26, 2010

Aproximaciones a una reinvención de las profesiones

Pensar hoy en nuevas tecnologías, medios sociales y herramientas de colaboración 2.0, implica reinventarnos, reflexionar sobre nuestras propias experiencias cotidianas y repensarnos a nosotros mismos. Vivimos en un mundo donde proliferan nuevas conexiones sociales, producciones colectivas y comunidades descentralizadas.

El número de usuarios que utiliza Redes Sociales se multiplica exponencialmente (por dar un ejemplo en Argentina hay 10,5 millones de usuarios en Facebook, mientras que 7 millones de usuarios que ven videos en Internet, de los cuales 1,7 millones lo hace diariamente y existe un crecimiento notorio en la adopción de Twitter en América Latina) y lo que está sucediendo en estas mismas redes evidencia nuevas prácticas y modos de gestionar la información y la comunicación.

Al compás de esta evolución, muchas profesiones están mutando gradualmente.

Por eso vamos a detenernos ahora en la interesante tarea de pensar cómo las TICS están rediseñando diversas profesiones, principalmente aquellas ligadas a la producción y gestión de contenidos (periodismo/medios, publicidad, escritura/edición, educación, entre otras).

En este sentido, observamos que en el siglo XXI mucha de la producción comienza a realizarse en red, de manera autoorganizada y en una comunidad que comparte contenido para enriquecerlo permanentemente. Por eso aparecen nuevos roles en las organizaciones que responden principalmente a necesidades muy recientes de la propia profesión:

CIO, Social Media Manager, Social Media Editor, Community Manager, Facilitador, Curador de contenidos, Analista Web, Analista de nuevos medios....son algunos de los puestos , no todos, que empiezan a ser cada vez más requeridos por las empresas .


Explorando casos


Un lindo ejemplo que ilustra este escenario es la presentación de Germán Herebia sobre 10 nuevas profesiones Web.

Otros caso sumamente interesante surge de la investigación "La década decisiva" elaborado para Google sobre formas de trabajo previstas para el año 2020 y que para el sector de Tecnología estarán agrupadas en 3 departamentos: Creatividad y Gestión de Ideas, RR.HH. e Información/Innovación.

En el informe "Did you know", presentado por Howie diBlasi en el formato de videos cortos, se habla de tiempos exponenciales (un dato que nos sorprende del video es que muchos de los trabajos más buscados actualmente en Estados Unidos casi no existían hace 6 años).

El futuro es incierto...de lo que no hay dudas es que no podemos dejar de explorar lo que está sucediendo con las profesiones en la nueva era que atravesamos.

Etiquetas: